Volumen
Radio Offline
Redes
Sociales
Qué son los precios psicológicos
04/06/2021 14:00 en Noticias

En algún momento te has dejado llevar por una gran oferta de 9,98 $ y te has querido llevar toda la tienda, tranquilo que todo nos ha pasado. Acompáñanos en este post y descubre qué son los precios psicológicos y cómo implementarlos en tu negocio como estrategia de marketing.

Precios psicológicos ¿Qué son?

Se trata de una estrategia de neuromarketing en donde se juega con el precio de los productos para que al disminuir en un mínimo porcentaje su valor, de cierta manera tengan un impacto en las emociones de los usuarios, resultando así más atractivos para el usuario.

Es decir que se influye de algún modo en el comportamiento de compra del cliente, logrando un proceso exitoso. Existen diferentes tipos o estrategias de precios psicológicos, estos son utilizados basados en una respuesta emocional o racional de cliente, dependiendo del tipo de negocio o producto.

Tipos de precios psicológicos

Como ya mencionamos existen diferentes tipos de estrategias, de manera que para cada situación sea utilizada la estrategia correcta.

Precio redondo

Dicha estrategia consiste en ofrecer a los clientes precios redondos, de forma que la decisión sea más fácil para el usuario, sintiendo que no existen dudas para la compra, de forma racional. A pesar de que la decisión es emocional, no con raciocinio, es decir que no es una necesidad, sino algo que simplemente desea.

Precio impar

Es considerada como la estrategia de precios más efectiva, por lo que suele ser la más usada. En este caso se busca actuar en la percepción de precios del cliente. Existen dos maneras de hacerlo.

Seleccionar precios haciendo uso de números impares, ya que tienden a ser más atractivos para las personas, y generan la sensación de ofertas.

Hacer uso de cifras números terminados en 9 en vez de números redondos, puede ser solo bajando un céntimo, el usuario sentirá que está rebajado, por mínimo que sea. Esto ocurre porque las personas leen en dirección izquierda derecha, así que no se siente igual ver 99,99 que 100.

Precio habitual

En el caso de los productos comunes como los diarios, por ejemplo, es mejor que los precios se mantengan, sino el usuario sentirá una decepción e incluso desconfianza al momento de realizar la compra.

Se trata de productos que el usuario suele adquirir sin preocuparse por el precio, simplemente por costumbre, por lo que lo más conveniente es que no sean alterados.

Precio relativo

Para influir en la compra no solo importa el precio de los productos sino también la presentación a los usuarios, por lo que tu producto será ubicado con otros de su misma categoría, pero de competidores en el mercado, por lo que de una u otra manera debe resaltar.

Por ello es importante que decidas un precio relativo, bien sea más elevado o menor que el de los competidores. Siendo determinante la ubicación, ya que, si es colocado al lado de un mismo producto, pero más económico, se verá más costoso, y viceversa.

Precio de prestigio

El precio más elevado también influye en la decisión de compra, por lo general, pensamos que mientras más costoso es un producto su calidad también será mayor. Este tipo de estrategia va dirigida a usuarios específicos, que tienen un poder adquisitivo más alto y tienden a buscar la mejor calidad en los precios altos.

Lógica de los precios psicológicos

La lógica de esta estrategia de neuromarketing fue estudiada por la Universidad de Chicago y el MIT, comprobando que los dígitos redondeados tienen cierto efecto en la decisión de compra. Los precios para el estudio fueron 34 $, 39 $ y 44 $. Los productos mejor vendidos fueron los de 39 $, a pesar de que 34 $ es un precio menor.

Determinando así que una de las estrategias de precios psicológicos más utilizadas, la del factor 9. Es decir que los clientes ven más económico los precios que terminan en 9 o en .99, dejando de lados los precios enteros.

Por otro lado, en un estudio publicado por la Universidad de Oxford, los usuarios Mónica Wadhwa y Kuangjie llevaron a cabo un experimento en el que explican que los números redondos son mejores en un contexto emocional, y los precios no redondos son mejores en un contexto racional, describiendo así un fenómeno llamado «rounded price effect»

Una pareja por ejemplo desea adquirir una filmadora para tener recuerdos de las vacaciones familiares, en este caso los precios redondos como 20 $ suele ser más eficiente.

Mientras que, si se trata de la adquisición de la filmadora para un proyecto del colegio de uno de sus hijos, el precio sin redondear como 19.99 $ tendrás más eficiencia. En el primer caso se puede ver un contexto emocional y en el segundo un contexto racional.

COMENTARIOS