Volumen
Radio Offline
Redes
Sociales
Beneficios para el cerebro de aprender un segundo idioma
16/07/2021 15:24 en Noticias

Aprender a hablar una lengua diferente a la materna es más importante que poderse comunicar con personas en todo el mundo. En especial si se inicia su aprendizaje en la niñez, desde temprana edad. Aumenta la capacidad creativa en los niños además de otras bondades. Conozca a través de este artículo los beneficios para el cerebro de aprender un segundo idioma.

Está científicamente demostrado que aprender a hablar una segunda lengua produce cambios en el cerebro de las personas. Aumenta la actividad neuronal y hay mayor flexibilidad cerebral. Además de otra serie de beneficios para la salud mental y ventajas cognitivas. Conozca esos beneficios a través de este artículo.

Beneficios para el cerebro al hablar más de un idioma

Cada día son más las personas que buscan aprender un segundo idioma. Los niños se inician desde que empiezan sus estudios de preescolar, pero los adultos jóvenes e inclusive los de tercera edad también se preparan para aprender más. Es que son muchos los beneficios de aprender idiomas, en especial para el cerebro.

Ayuda al desarrollo cerebral

Los estudios han demostrado que hay cambios estructurales en el cerebro, cuando hay cambios en el aprendizaje. En este sentido, un estudio realizado en Suecia en la Universidad de Lund, evaluó la estructura cerebral con resonancia magnética nuclear, de estudiantes universitarios y de estudiantes que iniciaban el aprendizaje de un nuevo idioma.

Después de 13 meses de iniciar los estudios del idioma, se repitió la prueba y los resultados indicaron que la estructura cerebral de los estudiantes que estudiaban una nueva lengua, había crecido. Mientras que la de los demás universitarios analizados, permanecía igual.

Y las zonas donde se evidenció el crecimiento fue en el hipocampo relacionado con aprender idiomas. Asimismo, se observaron cambios en una región del lóbulo temporal que tiene relación con la orientación espacial. 

Además, de 3 zonas cerebrales que se encuentran conectadas a las habilidades lingüísticas.

Retrasa la demencia

Los estudios demuestran que hablar dos o más lenguas retrasa la demencia y la aparición del alzhéimer. Un retraso estimado en entre 4 y 7 años. Pues se conserva por mucho más tiempo la agilidad mental, retrasando de esta forma el envejecimiento de áreas cognitivas.

El cerebro de las personas que hablan uno o varios idiomas más, es más flexible y tiene la capacidad para adaptarse a situaciones diferentes. La mente se mantiene, por lo tanto, más activa por más tiempo.

Mayor capacidad cognitiva

Debido a la mayor flexibilidad cerebral y mayor capacidad de concentración, las personas bilingües resuelven problemas más rápidamente que las que hablan un solo idioma. Su capacidad para aprender nuevas cosas es mayor.

Acelera la recuperación de un accidente cerebrovascular

Estudios realizados con relación a los accidentes cerebrovasculares, han demostrado que las personas que hablan más de un idioma se recuperan por lo menos dos veces más rápido de estos accidentes que las que son monolingües. 

Potencia la capacidad para memorizar

Otro de los grandes beneficios de aprender otros idiomas, es que potencia la memoria. Pues se obliga al cerebro a utilizar otras regiones que solo utilizan las personas que hablan una sola lengua. 

Los bilingües obligan al cerebro a crear nuevas rutas para asociar información. Creando además nuevas alternativas para llegar a conclusiones. Se refuerza la memoria a corto y a largo plazo.

Otros beneficios de aprender un segundo idioma

Aprender un segundo idioma no solamente es beneficioso para el cerebro. También hay otras ventajas, como mayores posibilidades de recibir oportunidades laborales. Inclusive en algunas empresas es un requisito para optar a algunos puestos de trabajo.

Además, aumenta la capacidad de comprensión de otras culturas. Pues hay facilidad para leer y entender sus hábitos y costumbres, sin requerir de un traductor.

Finalmente, sin duda favorece la comunicación entre personas de diferentes países. Aumentan las competencias para comunicarse y entenderse con personas que hablan otros idiomas. Asimismo, disfrutar más de los viajes y conocer mejor las costumbres y culturas de otros países de habla extranjera.

Cabe destacar que nunca es tarde para aprender un segundo idioma. Se facilita mucho cuando niño, pues los más pequeños asimilan rápidamente todo lo que escuchan o perciben con sus otros sentidos. Pero los adultos también tienen la capacidad y la madurez para aprender rápidamente un segundo idioma.

COMENTARIOS